Manejo del Estrés

COMO PREPARARNOS MENTALMENTE PARA ENFRENTAR UN DESASTRE NATURAL

crisis atmosfericaAnte una situación de la naturaleza que, obviamente esta fuera de nuestro control.  Podemos prepararnos y realizar todas las recomendaciones sugeridas, pero no podemos olvidar nuestra parte emocional.

Cuando nos llenamos de temor y la ansiedad se quiere apoderar de nuestra mente,  pensando en aquellas cosas que podemos perder  nos sentimos  impotentes y solemos decir a nosotros mismos “estoy mal, debería hacer esto y aquello para no estar mal…  Pero la pregunta que nos ubica en el punto de la acción es ¿Qué podría hacer para prepararme emocionalmente ante  la situación? Y entonces es cuando concientizamos y analizamos cuales son las cosas realmente importantes en la vida. Un budista y un psicólogo cognitivo nos diría: no tienes que hacer nada cuando te encuentras mal, la clave está sólo en calmarse. No necesitamos tantas cosas  para estar bien, lo ideal sería poder estar sereno sabiendo que sólo necesitamos estar vivos para estar bien.

Además en cualquier circunstancia siempre podremos hacer cosas valiosas por nosotros mismos y por los demás y hacer de nuestra vida algo emocionante. Podemos amar a los demás, cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente, hacer las cosas con cariño, no hay que correr, más bien escoger lo que en ese momento tengas a la mano y ver que puedes hacer?  De seguro te puede sorprender.

https://rafaelsantandreu.wordpress.com/las-claves-para-ser-fuerte-a-nivel-emocional/

Controlar tu estrés y dormir bien para vivir mejor

manejo del estres mayo 2018Dormir bien y descansar  es una de las claves para poder mantener nuestro estado de salud, bienestar y calidad de vida.

El descanso como medio reparador para nuestro organismo es un proceso de vital importancia para la salud.

El sueño pasa por distintas fases, desde un nivel más ligero en el que podemos percibir todavía lo que pasa a nuestro alrededor, hasta fases más profundas en las que el cuerpo está incluso paralizado.

Cada una de estas fases responde a una función, desde la recuperación mental y equilibrio emocional en las fases más ligeras, hasta el descanso físico y corporal en las fases más profundas.

Dormir mal trae como consecuencia somnolencia continua, irritabilidad, fatiga crónica, desánimo, nerviosismo excesivo, etc. La consolidación de un patrón incorrecto de descanso a lo largo del tiempo supone un riesgo mucho mayor de trastornos de todo tipo, aumento del riesgo de accidentes laborales o de tráfico, etc.

No todos necesitamos dormir la misma cantidad de horas. Así, existen factores como la edad, el ritmo de vida diario, características físicas y personales, etc. que influyen en la determinación del tiempo óptimo de descanso.

Entre los factores y variables que más influyen en la calidad del sueño se encuentran:

  • Cambios en el patrón de sueño por edad y modo de vida: especialmente en las personas mayores, genera estados de estrés y ansiedad por no adaptarse a las nuevas circunstancias.
  • Cambios en hábitos de vida que alteran el patrón de sueño, como por ejemplo, la jubilación.
  • Cambios en la actividad diaria o las responsabilidades
  • Trastornos físicos o psicológicos
  • Efectos secundarios de medicamentos
  • Excesiva preocupación, problemas emocionales
  • Condiciones ambientales externas: calor, luz, etc.

Todas estas circunstancias generalmente se resumen en un estado excesivo de estrés y ansiedad que  puede ser tanto la causa como la consecuencia de un problema de insomnio.

Fuente: https://www.nascia.com/controlar-tu-estres-y-dormir-bien-para-vivir-mejor/

5 terapias para controlar el estrés

manejo del estres abrilSon muchas las técnicas que existen para permitir a cualquier persona a sobrellevar el estrés, es decir convivir con él sin que te haga daño. Por ello, es importante aprender a conocer tu interior para reconocer los síntomas del estrés y manejarlo antes de que él te maneje a ti. Entre las terapias más recomendadas, Salud180 te sugiere probar estas cinco:

  1. Aromaterapia:es una técnica oriental muy antigua, cuyo efecto es relajar. Consiste en utilizar aceites de hierbas y otras plantas aromáticas, que la ser aplicadas en el cuerpo, logren la relajacióno el alivio de un dolor o trastorno. Estas soluciones se pueden aplicar sobre la piel con un relajante masaje, inhalar en forma de vapor o del humo generado por velas aromáticas, agregarse en forma de burbujas o aceites en el agua del baño o usarse en compresas que se aplican en determinados lugares del cuerpo.

Esta técnica basa su eficacia en dos mecanismos básicos: el sentido del olfato y la capacidad absorbente de la piel. Los terapeutas afirman que la inhalación de determinadas fragancias hace que el cerebro libere productos químicos que combaten el estrés y la fatiga.

  1. Respiración:el control adecuado de la respiración es una de las estrategias más sencillas para hacer frente a las situaciones de estrés. Tener hábitos correctos de respiración es muy importante porque aporta al organismo el suficiente oxígeno para el cerebro. El objetivo de las técnicas de respiración es facilitar el control voluntario de ésta y automatizarlo para que pueda ser mantenido en situaciones de estrés.
  2. Risoterapia:el buen humor genera mayor productividad y disminuye el estrés. El humor es un resorte motivador por excelencia, que además de ser una válvula de escape para la tensión, propicia la creatividady ganas de trabajar.

El humor debe ser considerado como un coadyuvante del bienestar, del mejoramiento de la organización y de la persona. Conlleva la solución de conflictos, resistencia a la excesiva carga de estrés y establece una comunidad más fluida, y es una excelente medicina que reduce la tensión, ansiedad y depresión.

  1. Masaje: cuando los músculosse encuentran tensos o han sido sometidos a demasiado esfuerzo acumulan sustancias de desecho que causan dolor, rigidez, e incluso, espasmos musculares. Al incrementar la circulación hacia y desde los músculos, el masaje acelera la eliminación de estas sustancias tóxicas y dañinas. A la vez, el masaje hace que llegue sangre y oxígeno fresco a los tejidos con lo que se aligera el proceso de recuperación de lesiones y de numerosas enfermedades.
  2. Musicoterapia: la música influye sobre el ritmo respiratorio, la presión arterial, las contracciones estomacales y los niveles hormonales. Los ritmos cardiacos se aceleran o se vuelven más lentos de forma tal que se sincronizan con los ritmos musicales. También se sabe que la música puede alterar los ritmos eléctricos del cerebro.

Fuente: http://www.salud180.com/salud-dia-dia/5-terapias-para-controlar-el-estres

Estrés y alimentación ¿Cómo se relacionan?

¿Alguna vez has notado como tu patrón de ingesta alimenticia ha sufrido variaciones en épocas de estrés y ansiedad? ¿En alguna de estas épocas has tenido el impulso de comer compulsivamente o, por el contrario, de comer menos e incluso nada?

Manejo del estres marzo 2018Probablemente hayas notado estos cambios en función de tu estado interior. Y es más normal de lo que parece; el impulso de comer tiene mucha relación con determinados estados internos, aunque no en todas las personas se produce de la misma manera.

En periodos de estrés y ansiedad nos sentimos muy agitados emocionalmente. Esta agitación se traduce en unos síntomas que nos permiten ver, desde fuera, que existe un cierto nivel de estrés y ansiedad no adaptativo.

Los síntomas pueden ser muchos y de muchos tipos; pero sin duda, uno de ellos es nuestra relación con la comida. Generalmente suele cambiar, lo que a su vez puede traer cambios, también, en nuestra salud física y nuestra figura.

Observamos que el estrés produce cambios en nuestro patrón de ingesta porque, en los momentos en que lo estamos sufriendo, variamos nuestra manera de comer. Generalmente, el estrés puede producir dos respuestas relacionadas con la comida:

1) Puede aumentar la ingesta de alimentos:

No solo nos puede hacer comer más, sino hacerlo de manera compulsiva, muchas veces sin existir sensación de hambre. El estrés puede ignorar la sensación de saciedad, por lo que comemos mucho más de lo que nuestro organismo necesita. Además, los alimentos que se ingieren en épocas de estrés suelen ser hipercalóricos.

2) Puede disminuir la ingesta de alimentos:

Parece que el estrés sea capaz de “cerrar el estómago” y, aunque podamos sentir sensación de hambre, pensar en ingerir cualquier alimento nos puede crear tal sensación de náuseas que nos puede quitar, aún más, las ganas de comer.

Es frecuente que cada persona experimente en mayor medida una de estas dos respuestas, aunque existe la posibilidad de experimentar las dos en diferentes épocas de estrés.

Estas dos respuestas son especialmente negativas en personas que están realizando dietas para controlar su peso. Esta puede ser la razón por la que existen personas que no son capaces de llevar a cabo una dieta para mejorar su salud.

En este sentido, la psicología actúa también en el campo de la nutrición, cada vez con más fuerza, para ocuparse de aquellos aspectos que tienen que ver con nuestro estado interno y que pueden repercutir directamente en nuestro patrón de ingesta.

¿Qué hacer para conseguir que el estrés no afecte a nuestro patrón de alimentación?

1- Ser conscientes de las situaciones que nos impulsan a comer compulsivamente, o, por el contrario, no comer. Nos será útil rellenar una hoja de registro en la que podamos apuntar la razón del impulso (pensamientos previos), la hora a la que se ha dado, cuantas piezas de alimento hemos consumido y cuál ha sido el alimento elegido.

De esta manera podremos tener un registro completo que nos permita sacar una serie de conclusiones: ¿los impulsos se suelen dar por la mañana, por la tarde o por la noche? ¿Qué tipos de pensamientos suelen llevar a ellos? ¿Qué tipo de alimentos suelo comer?

2- Una vez tengamos localizadas las razones (o pensamientos) que nos llevan al impulso de ingesta, deberemos trabajar para cambiar la respuesta a estos pensamientos. Para ello, desviaremos la impulsividad hacia otras actividades con repercusiones menos negativas. Podemos, por ejemplo, dar un paseo, salir a hacer deporte, llamar a un amigo…

3- Aprovechando el registro que hemos hecho anteriormente, y que nos ha permitido saber qué tipo de alimentos solemos consumir en estos momentos, deberemos evitar tenerlos disponibles (sobre todo si son hipercalóricos). De esta manera calmaremos el impulso de la comida y lo desviaremos hacia otras actividades menos dañinas.

También podemos optar por tener alimentos sanos, como fruta, para poder recurrir a ellos en esos difíciles momentos.

4- Si aún con todo nos cuesta cambiar este patrón de impulsividad, o el periodo de estrés se alarga en el tiempo sin remitir, la solución más recomendada es visitar a un psicólogo que nos ayude a canalizar este periodo.

Como hemos visto, el estrés y la ansiedad tienen mucha relación con nuestro patrón de alimentación. Esto podría explicar fracasos al realizar dietas y estancamientos en periodos de pérdida de peso.

Nuestras emociones pueden, también, tener presencia en nuestra salud y nuestra figura; es por ello que saber controlar las respuestas a estas emociones es fundamental para tener un organismo saludable.

Fuente: http://psicopedia.org/4968/estres-y-alimentacion-como-se-relacionan/

Formas para reducir el estrés

  1. Feb 2018 manejo del estresBusca el silencio de vez en cuando.

Apaga el televisor, tu teléfono celular, el ordenador, la sobrecarga de información, porque estas cosas pueden causar estrés. Apreciar el silencio te puede ayudar a sentirse más relajado y tranquilo.

  1. Toma un baño.

Relajarse tomando un baño cálido en las noches es una gran manera de relajarse y de preparar tu cuerpo para el sueño. Apaga las luces y coloca algunas velas alrededor de tu bañera para generar un ambiente de tranquilidad.

  1. Lee libros que nutran el alma.

Los libros que contienen afirmaciones positivas, meditaciones diarias o historias edificantes te ayudarán a sentirse mejor y a restaurar la creencia de que la vida puede ser buena.

  1. Busca tu pasión.

Persigue tu felicidad; dedica tiempo y energía a algo que te importe. Elige un pasatiempo o interés que te estimule y te de energía, algo que disfrutes tanto que puedas perderte felizmente mientras lo haces.

  1. Deja de leer/mirar las noticias.

Especialmente de noche antes de ir a la cama. Si te sientesestresado debido a leer o escuchar las noticias, entonces evítalo. Las malas noticias puede hacer que te sientas peor. Está bien que te desconectes de las noticias negativas si estas te molestan, esto no te hará ver como una persona menos responsable.

  1. La risa sana.

La risa es buena para el alma y puede mejorar tu estado de ánimo. Alquila un DVD de comedia, ve a una película divertida, lee un libro que te haga reír.

  1. Haz que tu casa sea tu santuario.

Decora tu casa en una forma que te brinde placer. Que tu casa sea un lugar donde puedas mirar alrededor y ver aquellas cosas que te hacen feliz. No tienes que gastar una gran cantidad de dinero; unas cuantas plantas, unos cojines coloridos y unos cuadros en las paredes pueden hacer que tu hogar sea un lugar acogedor donde disfrutes pasar tiempo.

  1. Disfruta de un masaje.

El masaje es bueno para tu cuerpo y para tu alma. Algunos estudios demuestran que el solo hecho de sentir el toque de otra persona es sanador. El masaje te ayuda a relajarte, a liberar la tensión física y a dejar salir el estrés emocional.

  1. Déjalo salir.

Ten un buen llanto, esto te puede hacer sentir mucho mejor. Las lágrimas son la sangre del alma, y llorar nos ayuda a sanarnos emocionalmente.

  1. Ejercítate.

El ejercicio es un desestresante muy conocido. Las endorfinas que se liberan cuando haces ejercicio mejoran tu estado de ánimo. Elige una forma de ejercicio que disfrutes, el ejercicio no tiene por qué convertirse en un quehacer más. Por lo menos, trata de hacer ejercicio 3 veces por semana, con sesiones de al menos 20 minutos de duración.

  1. Acaricia tu mascota.

¿Tienes una mascota? Algunos estudios sugieren que si acaricias un gato, un perro o cualquier otra mascota puede ayudar a liberar tensiones acumuladas.

  1. Come saludablemente.

Mente sana en cuerpo sano. Come alimentos que sean ricos en proteínas magras como la carne y el pescado, los carbohidratos complejos como el pan y la pasta integral, y no olvides incluir abundantes frutas y verduras frescas en tu dieta. Evita la comida chatarra y los alimentos azucarados, estos alimentos promueven el estrés, el aumento de peso y carecen de las vitaminas y los minerales esenciales.

  1. Evita la cafeína.

El té, el café y los refrescos de cola puede agravar tu estrés debido a que la cafeína que estas bebidas contienen actúa como un estimulante. Esto puede hacer que te sientas ‘hiperactivo’. Bebe con moderación o reemplaza estas bebidas por un té medicinal o por té verde.

  1. Duerme el tiempo suficiente.

Si vives de forma frenética vas a sentirse exhausto y estresado. Asegúrate de dormir el tiempo suficiente. De esta forma podrás hacer frente a los afanes de cada día.

  1. Comunica tus problemas.

Si tienes problemas que están rondando por tu mente que crees que no puedes resolver por ti mismo, habla de ellos con un amigo cercano o con un familiar. Si comunicas tus preocupaciones te puede ayudar a sentirte mejor, y quizás tu amigo pueda ofrecerte una perspectiva diferente y útil, o pueda darte un buen consejo.

  1. Camina un poco.

Una caminata de 20 minutos en el aire fresco puede ayudar a descansar tu mente y a mejorar tu estado de ánimo. Si caminas con el vigor suficiente, esto también puede contar como una de tus sesiones semanales de ejercicio.

  1. Organízate.

Ser organizado puede ayudarte a sentirte más en control de tu vida. Planea con suficiente anticipación y prepárate. Empieza tu preparación desde la noche anterior, ya sea para el trabajo o para cualquier otro evento, esto te ayudará a reducir el riesgo de estar estresado mientras corres por ‘los afanes de la mañana’.

  1. Establece metas realistas.

Conoce lo que quieres alcanzar y luego averigua cómo vas a lograrlo. No te predispongas a fallar, elige metas que sabes que tú pueden alcanzar fácilmente alcanzables en tus circunstancias actuales.

  1. Ayuda a alguien, ofrécete como voluntario.

No te concentres sólo en ti mismo, haz algo bueno por otra persona. Escoge una causa que te atraiga, o ayuda a un ser querido y que también se encuentre estresado.

  1. Escucha música.

Elija un tipo de música que te energice y te inspire; escucha tus canciones favoritas. Si lo deseas, canta tan fuerte como puedas, si quieres. La música te ayuda a mejorar tu estado de ánimo.

  1. Enumera tus bendiciones.

Recuerde todas aquellas cosas buenas que tienes en la vida, a las personas que te importan y tus logros obtenidos. Vas a encontrar que tienes muchas cosas por las cuales debes estar agradecido.

  1. Lleva un diario.

Escribir tus pensamientos puede servir para sanarte emocionalmente, y si llevas un diario te puede ayudar a identificar a aquellas personas y situaciones que te están causando estrés. Una vez que sepas cuales son esos causantes, entonces puedes tomar las medidas necesarias para hacerles frente.

  1. Explora tu creatividad.

El arte, la artesanía, la poesía – acceder a tu lado creativo podría ayudarte a recordar aquellas cosas que son realmente importantes para ti. No te preocupes por ser “bueno en eso”, sólo disfrutar el proceso de crear algo.

  1. Tómate unas vacaciones.

Si no puedes costearte unas vacaciones con todas las de la ley, entonces planifica salir un fin de semana o un viaje de un día. El cambio de paisaje te sentará bien.

  1. Haz un listado de ‘cosas por hacer’.

Si te sientes abrumado por todas las cosas que tiene que hacer todos los días, entonces crea una lista de cosas por hacer. Coloca las tareas importantes y necesarias en la parte superior de la lista y trabaja el resto de la lista en su orden, tachando las cosas fuera en la medida que las vas haciendo.

Fuente: http://www.nowloss.com/formas-de-reducir-el-estres.htm

12 Claves Para Vivir Sin Estrés

Vivir sin estrés significa más vivir con más felicidad.

PENSAMIENTO-POSITIVO-300x219Personalmente, he tenido momentos en mi vida en los que el estrés ha sido increíblemente abrumador.

Es difícil pensar en ser feliz con tantas cosas encima (me imagino que sabes a qué me refiero).

Hoy quiero brindarte 12 ideas que personalmente he aplicado para vivir sin estrés y llegar a tener un mayor bienestar, aún así logrando cumplir mis metas.

  1. Simplifica

¿Porque tener cosas que no usas? ¿Porque emplear tu tiempo en hacer cosas que no tienen valor para ti? Nuestro día día está llena de objetos, situaciones e incluso personas que resultan prescindibles.

Haz tu vida lo más simple posible y ganarás en paz interior.

Simplificando dejas de lado las cosas insignificantes y para poder centrarte en lo que es realmente importante.

  1. Organízate

El paso siguiente a simplificar es organizarte.

El primer paso es ordenar el mundo que te rodea, para que sea funcional y práctico.

El segundo paso es controlar tu tiempo: planificar.

  1. Enfócate

Si tienes muchas cosas por hacer y no tienes claro por dónde empezar tus tareas pueden parecer tan difíciles de terminar que te desanimas antes de iniciar.

En estos casos prueba el método siguiente:

Céntrate en escoger la tarea urgente más importante y termínala. Cuando estés realizando esta tarea céntrate exclusivamente en ella al 100%.

Al terminar elige la siguiente y céntrate al 100% en ella y así sucesivamente.

¡Ve paso a paso y antes de darte cuenta habrás terminado con todo!

  1. Practica El Optimismo

Practicar el optimismo te ayuda a enfrentar cualquier situación de tu vida de forma más positiva.

La forma más fácil de practicar el optimismo es empezar el día escribiendo cosas que puedes agradecer de tu vida o tus cualidades positivas.

Normalmente las personas que mantienen estresadas son muy negativas.

Vivir sin estrés puede lograrse en gran medida sólo cambiando tu actitud.

  1. Distánciate

A veces nos sumergimos tanto en los estudios o el trabajo, que nos identificamos con ellos y pasamos a convertir los problemas escolares o laborales en problemas personales que nos impiden vivir una vida plena.

Por eso es útil tomar distancia preguntándote ¿Importará esto dentro de un año?

Una estrategia eficaz para distanciarte de los problemas laborales es aprovechar tu tiempo libre para hacer actividades que realmente te entusiasmen, especialmente si es en grupo, ya que esto te ayuda a restarle atención a tus problemas en el trabajo, que pasan a un 2º plano.

  1. Hábitos saludables

¿Que son hábitos saludables?

  • Comer con moderación
  • No comer dulces (regularmente)
  • No consumir drogas
  • Hacer ejercicio cada día
  • Dormir bien

… y muchos más.

  1. Conócete

Entender cuándo, cómo y porqué padeces estrés es el primer paso para solucionarlo.

Durante el año pasado usé mi diario para anotar al final del día todos los momentos de mayor estrés y buscar formas de prevenirlo o evitarlo.

Prueba a empezar tu propio “diario de estrés” si el estrés es una parte importante de tu rutina.

Dedica unos minutos cada día a recoger por escrito todos los momentos de tensión que has sufrido durante el día y a buscar soluciones para evitar que se repita la misma situación la próxima vez.

  1. Mejora Tu Autoestima

Mejorar tu autoestima es mejorar tu relación contigo mismo/a.

Si mejoras tu amor propio, tu desempeño en todos los ámbitos de tu vida mejorará y por lo tanto te será más difícil estresarte.

  1. Asume la responsabilidad

Asumir la responsabilidad significa entender que tú eres el dueño y responsable de tu propio destino, que conseguir lo que quieras depende solamente de tus acciones y que las excusas no te llevarán a conseguir lo que quieres.

  1. Cuida tu dinero

El dinero provoca estrés… cuando no lo tienes.

Hay cuatro habilidades básicas para administrar tu dinero a tu favor:

  • Reducir gastos
  • Aumentar tus ingresos
  • Invertir para expandir
  • Simplificar tu vida
  1. Inteligencia Emocional

Una habilidad esencial para llevar una vida sin estrés es saber reconocerlo y volver a una situación de calma.

Ya que en una situación alarmante es más difícil reconocer tus propios sentimientos, esto requiere práctica.

¿En qué estado está tu cuerpo cuando sufres estrés? Identifica la tensión, movimientos repetitivos, sudor, frio y voz temblorosa.

Un método simple para calmarte en una situación de estrés es imaginar alguna sensación que te guste.

Imagina: El olor de tu perfume favorito, tu canción favorita o el sabor de la comida que más te guste.

  1. Mantén Relaciones Positivas

Cuida las relaciones con tus amistades, familia y pareja.

Una buena relación es la que te permite comunicarte y compartir y se basa en la confianza y el respeto mutuos.

Además, cuando logras vivir sin estrés, contagias a otras personas de una buena actitud.

Espero que puedas poner estas ideas en práctica y que de verdad produzcan un cambio positivo en tu vida.

Depende de ti llegar a estar más feliz y alegre y hacer del estrés cosa del pasado.

Fuente: https://www.sebascelis.com/12-claves-para-vivir-sin-estres/

 

Comentarios